#MWC17 muestra que no hay vuelta atrás

El Mobile World Congress que comienza mañana en Barcelona nos va a mostrar que las tecnologías marchan en una misma dirección para llevar a todos los rincones la Inteligencia Artificial e Internet de las cosas y que ya no hay vuelta atrás.

El nuevo mundo conectado necesita más velocidad y redes ágiles, mientras que la Inteligencia Artificial que se apoya en el Big Data necesita el desarrollo de plataformas para su aprovechamiento y todo asoma ya.

Si Orange ha convocado ya a la prensa para demostrar que ya tiene tecnología para navegar por internet a velocidades simétricas de 10 Gbps sobre fibra, Vodafone ha presentado hoy en la jornada previa del MWC su tecnología para ofrecer a sus clientes de su red HFC velocidades de bajada de hasta 10 Gbps con la implantación de DOCSIS 3.1.

Vodafone también ha anunciado esta mañana que incorporará a su red 4G características propias de la 5G  con tecnología de radio M-MIMO, lo que permitirá reducir la latencia o respuesta entre envío y recepción de datos, en cinco veces y multiplicar por cinco la capacidad.  Con esta tecnología se evitarán problemas de saturación de comunicaciones móviles en lugares de mucha concentración pero, sobretodo, permitirá una conducción más segura de los coches conectados, control preciso de robots y también tendrá una gran importancia en los juegos virtuales.

Además Vodafone ha anunciado que extenderá la red comercial NB-IoT que se utiliza para la conexión masiva de dispositivos a internet, por ejemplo contadores, en lugares de poca cobertura. Esta red está disponible en Madrid y Valencia y ahora se instalará también en  Barcelona, Bilbao, Sevilla y Málaga.

El anuncio más esperado de la jornada era la cuarta plataforma de Telefónica basada en Inteligencia Artificial y de la que se había avanzado muy poco. Pues se llama Aura, está basada en inteligencia cognitiva y se ha anunciado como el sistema a través del que los clientes de la operadora van a gestionar y controlar su vida digital. Será más que un asistente virtual para atender a los usuarios ya que les permitirá conocer como utiliza un determinado servicio, los datos que consume y, si lo desean, compartir estos datos con terceros.

Como otros años, los fabricantes de smartphones han aprovechado esta jornada para presentar sus últimos dispositivos. Huawei, el P10 y el P10 plus, con cámara Leica y su nuevo reloj conectado que permite pagos a través del móvil; ZTE ha anunciado el primer smartphone con tecnología 5G, el Gigabit Phone; LG el G6 todo pantalla y Lenovo los “moto” GS y GS Plus, de gama alta.

Y como estaba previsto, en el congreso de la innovación se ha presentado  la vieja gloria Nokia 3310 por un precio cercano a los 50 euros. Sin comentarios.

Mañana se abre oficialmente el MWC en el que se prevé la participación de más de 100.000 profesionales. Operadores y fabricantes nos van a mostrar el estado del arte de la revolución que viene. Su lema es “el próximo elemento”. Cada uno que piense en el suyo, pero está claro que el tremendo cambio que se va a producir necesitará mucha regulación. Internet de las cosas necesita normas, empezando por la seguridad de los sensores, nuevas reglas para el coche conectado y para los robots físicos y virtuales que están entrando en nuestras vidas. De forma paralela al Congreso se reúnen en Barcelona, a puerta cerrada, representantes gubernamentales europeos y este es un buen momento para continuar hablando del futuro y de su regulación.