EL MWC GOZA DE BUENA SALUD…

El Mobile World Congress, que este año cumple 13 años desde que cambio su sede a Barcelona, parece que tendrá un éxito similar a las ediciones precedentes o al menos eso se desprende de las previsiones del organizador GSMA y de lo que dicen los portavoces de los interesados en que salga bien,  las empresas, que han realizado importantes inversiones en el evento y cuyos directivos acuden este año, de nuevo, con sus agendas repletas de citas con sus clientes.

Sería bueno dejar que estos días la tecnología sea la auténtica protagonista de una ciudad por la que empresas de todo el mundo han apostado en los últimos años y que en los próximos meses se va a convertir en uno de los centros de innovación digital europeos de desarrollo de las nuevas redes 5G, con todo lo que supone de adelanto respecto  a otras ciudades.

Todo apunta a que el MWC 2018 mostrará ya con claridad la próxima generación tecnológica en la que la combinación de las redes de telecomunicaciones 5G, Internet de las Cosas y la Realidad Virtual, va a cambiar la vida de consumidores y empresas.

En este encuentro dominarán, por lo tanto, las aplicaciones  frente a los dispositivos y aunque se podrán ver potentes smartphones que evolucionan hacia las tendencias del futuro, serán más importante las  demostraciones sobre el 5G que ofrecerán todas las operadoras, y los nuevos servicios.

José Luis Sancho, Managing Director de Accenture Digital, nos contaba el protagonismo que tendrá este año el mundo de las fábricas, el retail y el servicio público al ciudadano que, por fin,  están realizando la transformación digital. El 20 % de la economía ya está influenciada por el mundo digital y la aplicación de la inteligencia a los procesos de negocio  supone ahorros muy importantes.

Accenture explicaba que están desapareciendo las barreras entre lo digital y los físico y esto se podrá ver en el MWC.

En el mundo de los dispositivos, explicaba Sancho, hay que esperar al próximo año para ver el siguiente salto evolutivo con el 5G, aunque los fabricantes opinan que este año sus propuestas suponen ya una evolución importante de cara al consumidor. En este sentido, Samsung aspira a ser protagonista con su presentación del smartphone Galaxy S9 que promete importantes novedades que se conocerán el domingo en el previo del MWC.

También este domingo Telefónica ha convocado a un evento que ha titulado “El mañana se elige hoy” en el que parece que presentará novedades en torno a su proyecto Aura o cuarta plataforma, con la que dice que sus clientes podrán decidir sobre el uso de sus datos.

El MWC, con el lema Creating a Better Future, contará con 2.300 empresas, un 1 % más que en 2017, y más de 170 delegaciones internacionales, según explicó el consejero delegado del GSMA, organizador del evento, John Hoffman. El impacto económico sobre la ciudad es de 471 millones de euros y 13.000 empleos temporales, pero a lo largo de estos años en Barcelona, su impacto ha sido de 4.400 millones y 115.000 empleos temporales.

La entrada al reciento dispondrá este año de un proyecto piloto que permitirá el acceso mediante reconocimiento facial.

De forma paralela al MWC se celebra el 4YFN, creado hace unos años por la Mobile World Capital para fomentar las startups. Allí se celebrará el II Hackathon de tecnología del lenguaje, una iniciativa de Red.es y la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, dentro del Plan de Impulso de las Tecnologías del Lenguaje,  y el Incibe retará a los asistentes a poner a prueba sus conocimientos de ciber seguridad en entornos móviles.

El Mobile World Congress es un evento que hasta ahora ha resistido huelgas de transportes, manifestaciones del 15-M y alguna otra protesta. Esperemos que del 26 de febrero al 1 de marzo, sus 108.000 visitantes puedan trabajar y disfrutar de esa maravilla que es Barcelona y que las noticias sean tecnológicas, que es lo que toca.